domingo, 13 de marzo de 2011

Sri Lanka

Sri Lanka la antigua Ceilán y la también denominada Lágrima de la India, isla que, durante más de dos décadas ha estado afectada por un feroz conflicto tanto étnico como religioso. Por si esto no fuera poco, a finales de 2004, un tsunami arrasó el sudeste de esta isla causando la muerte de más de 35.000 personas.
El país es cien por cien selva, con muchos parques nacionales y unas playas dignas de las mejores postales. El turismo es prácticamente nulo y el que hay se concentra especialmente en las playas del sur. La gente es agradable, simpática y hospitalaria, aunque también tengo que decir que los hay muy espabilados y que si pueden, intentarán por todos los medios duplicarte o triplicarte el precio que pagarían ellos.
Acerca de su cocina poco o nada que decir, es muy pobre y se basa fundamentalmente en comer Rice & Curry y Rotis, una especie de crepês rellenos de verduras y que pican el copón. Creo que no hay nada más para comer, siempre es lo mismo.
Sobre sus noches, qué decir: de espanto. Este es un país en el que anochece sobre las 18,30 h., en el que no existe un bar, ni restaurante, ni tienda, ni ná de ná para pasar un rato. Por lo tanto y haciendo un gran esfuerzo aguanto hasta las 21 h. y a la cama. Eso sí, a las 5,30 ó 6 am arriba.
Y por último sus medios de locomoción, tela marinera. Como ejemplo decir que hacer 120 kms. nos costó la friolera de 11 horas.
Ni qué decir tiene que aunque el país como tal me encanta, echo de menos mi tierra, mis amigos, mi gente y mis tapas y vinos.
Dicho esto, a partir de ahora empezaré a relatar más detalladamente este viaje que inicio el 9 de abril y que culminará el 2 de mayo.
Volamos por primera vez con Qatar Airways, como todas las compañías asiáticas que he volado le doy mi máxima puntuación, puntualidad, servicio, atención a bordo, entretenimientos, comidas y etc, etc..


Ver Sri Lanka 2.011 en un mapa más grande


Día 10, nada más aterrizar cogemos un taxi que nos traslada hasta Pinnawela. Se trata de una de las reservas de elefantes más importantes del mundo. Alberga más de 80 elefantes y sobreviven al avance del hombre y los cultivos de arroz.

Uno de los mejores momentos para visitarlos es en la hora del baño y en las comidas.

Como se puede ver están acostumbrados al hombre y te permiten tocarlos sin ningún problema.

El mismo día por la tarde y después de visitar Pinnawela nos vamos en tren a Anuradhapura. Está considerada Patrimonio de la Humanidad y es conocida por sus ruinas magníficamente conservadas.
Aquí podemos ver el Templo Yethawana que, con sus 120 mts de altura, fue en algún momento uno de los edificios más altos del mundo.

Otro templo de los más visitados es la Dagoda Ruvanvelisaya. Este templo es conocido popularmente como Mahathupa, cuenta con 76 mts de diámetro y 90 de altura. El templo está coronado por un gran cristal de roca donado por los budistas birmanos.

Mono langur gris, muy común en este país. De estos por miles y por todos los lados. Está considerado un animal sagrado, por lo que se les permite estar en las ciudades incluso dentro de los templos.

Día 12 de abril llegamos a Trincomalee, considerada por tener uno de los mejores puertos naturales del mundo. En esta ciudad destaca el Fuerte Frederick y la Mansión de Wellington.

Templo de Kali Kovil en Trincomalee.

Polonnaruwa, Patrimonio de la Humanidad presenta numerosos monumentos muy bien conservados y a destacar los Budas de Gal Vihara.
Son tres los grandes Budas tallados en la roca, el primero (el de la foto) se encuentra sentado en meditación; el segundo en pie con los brazos cruzados sobre el pecho y el tercero de 15 mts de longitud se encuentra acostado en el nirvana. Éste último está considerado como la estatua más perfecta y misteriosa de Sri Lanka.

Palacio Real, dispone de entradas por los cuatro puntos cardinales y cada una de ellas flanqueada por un Buda.

Día 14 llegamos a Sigiriya, el viaje toda una odisea, este día celebraban el Año Nuevo y el país estaba paralizado. Al final unos israelitas nos llevaron hasta aquí. Se trata de un sitio arqueológico y uno de los destinos turísticos más visitados del país.
En la foto la Roca de Sigiriya, que para llegar a su cima hay que subir unas 1.200 escaleras. La roca se eleva unos 370 mts y está escarpada por todos sus lados. La subimos cargados con todas las mochilas y la soba fue monumental.

A mitad de la subida se encuentran los frescos que representan a doncellas, actualmente hay 19 y es verdaderamente sorprendente cómo se mantienen.

Me encuentro a mitad de la subida, en la Roca del León, aunque actualmente de la escultura solo quedan las patas.

Dambulla, uno de los lugares que más me han gustado. La principal atracción es el complejo de cuevas convertidas en templo y especialmente el Templo de Oro.
Este tramo de Sigiriya a Dambulla lo hicimos con unos tipos que iban en una furgoneta y que nos acercaron hasta la ciudad.

Templo de Oro de Dambulla, es un complejo de cuevas con templos en su interior. La principal atracción son 5 cuevas que contienen estatuas y pinturas.

Hay un total de 153 estatuas de Buda y los murales cubren un total de 2.100 mts cuadrados. Las pinturas sobre las paredes de las cuevas incluyen la tentación de Buda por el demonio Mara y el primer sermón de Buda.

15 de abril: Kandy, conocida como la capital de las montañas, destaca por su belleza y por ser el corazón del budismo. Igualmente es Patrimonio de la Humanidad.
El Templo del Diente del Buda, conserva en su interior una de las más importantes reliquias del budismo: el canino izquierdo de Buda.

Los monos siguen haciendo acto de presencia y comiéndose las flores que los fieles compran para adorar a Buda. Qué graciosos ellos.

Vistas de Kandy desde el Templo del Diente de Buda.

Adam's Peak, con sus 2.243 mts. no es la montaña más alta del país, pero sí la más sagrada. Esta montaña es venerada por budistas, hindúes, musulmanes y también los católicos. El mayor auge de peregrinos es con la última luna llena del mes de abril ""¡bingo, nos tocó!"", eran miles de personas las que hacían la ascensión desde primera hora de la tarde. Nosotros arrancamos sobre las 2 de la madrugada, al principio la cosa va suave, pero según vas subiendo las escaleras se van empinando y cada vez se ponen más tiesas. Después de unas 2,30 horas de subida el camino se estrechaba cada vez más y era casi imposible continuar avanzando por la cantidad de gente que se acumulaba. Llegó el momento en que aquello se paró totalmente y no había ninguna opción de continuar más. Al final decidí darme la vuelta y descender. Si la subida es dura, la bajada ni la cuento, llegas con las rodillas destrozadas y con las piernas temblando.
Para llegar a la cima, hay que sortear más de 5.400 escaleras y una longitud de unos 7 kms. Sinceramente es muy dura.

17 de abril: Ella, salimos por la mañana después de desayunar hacia esta ciudad, únicamente nos separaban 120 kms. Este recorrido se tradujo en 3 autobuses y 1 tren. Tiempo invertido en semejante trayecto: 11 horas, todo un día para hacer 100 putos kms. Llegamos de noche y con una tormenta espectacular, nos alojamos y a esperar que el día siguiente saliera mejor. En esta zona se cultiva el mejor té del mundo: el Golden Tips. De camino a Ella, pasamos por Maskeliya donde pude ver una de las cosas más horribles que he visto en mi vida, se trataba de la celebración del Thaipusam, una ceremonia hindú en la que varias personas son colgadas con unos ganchos tanto del torso, como por la espalda de un tronco de banano. Realmente espantoso y vomitivo. 

 Con una simpática lugareña en Haputale.

Así van todos los trenes y todos los medios de locomoción de este país, repletos de gente y cada uno se agarra donde puede. Pero hay algo muy claro, todo el mundo cabe y nunca está lleno, siempre existe un pequeño hueco donde quedarte.
El tren viaja a una velocidad media de 20 kms hora, sus asientos son de madera y los viajes resultan soporíferos y agotadores.

Simpática familia que viaja, no tengo ni idea dónde, pero sí que puedo afirmar que felices.

P.N. Yala, llegamos a Tissanawuara y directamente cogemos un safari para visitar esta reserva. Es el parque donde habita la mayor población de leopardos del mundo y el más visitado del país. Pudimos ver elefantes, cocodrilos, jabalíes, ciervos, preciosos tucanes, búfalos y un montón de bichos que no recuerdo sus nombres. Pero no conseguimos ver ni un sólo leopardo, aún así valió la pena y me gustó muchísimo.
En la foto el parque linda con el Océano Indico, zona que también fue muy castigada por el tsunami.

Un elefante macho, al contrario que las hembras que viven en manadas estos lo hacen solos. ¿Por qué será......? Al final son como las mujeres, que para ir al baño, tienen que ir juntitas....

Pedazos de cocodrilos a la espera de que algún intruso se cruce en su camino. Desde luego no seré yo.

20 de abril entramos en Tangalle y en zona de playas hasta que finalice el viaje. Lugar que no tiene nada que ver, excepto el disfrutar de playas exóticas y aguas cristalinas. Por supuesto sin nadie a tu lado, vaya, como la playa de levante en Benidorm.
 
Mirissa, otra zona playera, tampoco nada que ver, solo playa, playa y playa. De las vistas hasta el momento la que más me ha gustado. Aunque el día se ve nublado (son las 6 de la mañana) luego levanta y el sol abrasa.

Unawatuna, según dicen los entendidos y expertos en este tema, está catalogada como una de las mejores 15 playas del mundo. Yo no digo que este mal, ni mucho menos, pero no puedo compartir esa opinión, las he visto mucho mejores. Es cierto que sus aguas son de un azul turquesa precioso, pero tanto Tangalle, como Mirissa no tienen nada que envidiar a ésta.


25 de abril: Galle, Patrimonio de la Humanidad. Esta ciudad se encuentra enclavada en el fuerte y data del siglo XVI. Se encuentra bastante bien conservada y prácticamente es lo único a ver. El día que llegamos llovió abundantemente y prácticamente no pudimos ver mucho, pero hoy las cosas han cambiado, luce el sol y hemos disfrutado y pasado bastante calor.

Las vacaciones de los niños han terminado y es hora de regresar al colegio.

Paseando por los alrededores de Galle, una paliza de kms y mucho calor. Este es un lugar donde llegan los pescadores con sus capturas y luego venden en plena calle. Mañana a primera hora saldremos para Hikkaduwa, otro lugar de hermosas playas (al menos eso dicen).

27 de abril: Hikkaduwa, uno de los destinos de playa más populares del país. Maravillosas arenas blancas, arrecifes de coral y el surf, que es el mayor reclamo de estas playas. Al final decidimos quedarnos un día más, el alojamiento está genial (The Tandem) y el trato es exquisito y además de todo esto es barato.

Día 30 de abril, llegamos en tren a Colombo, capital de Sri Lanka y menos mal que decidimos quedarnos un día más en Hikkaduwa, ya que Colombo es la ciudad más horrible que he visto en mi vida, con un olor a huevo podrido insoportable y con nada de nada para ver y al menos así poder pasar un sólo día. Por otro lado es una ciudad que se encuentra atrincherada y tomada por el ejército. Se percibe y hasta se puede oler el ambiente bélico que hasta hace un año han tenido con esa guerra civil. Mi recomendación es pasar de largo por aquí y disfrutar en cualquier otro de los muchos y maravillosos lugares que tiene este país.

Quizá la única cosa llamativa que he visto en esta ciudad sea este Templo Hindú.
A la 3 de la tarde y con unas ganas locas de irnos de esta ciudad cogemos un bus que nos lleva al aeropuerto, el vuelo vuelve a salir con puntualidad británica.

Y con este brindis damos por finalizado otro viaje y un país más. Ahora toca ahorrar y decidir un próximo destino. Será................ tiempo al tiempo.

4 comentarios :

  1. Olga - la otra parte viajera11 de mayo de 2011, 14:06

    Leído. Corregido. Una vez más.... je,je,je!!
    Muy weno.

    ResponderEliminar
  2. Great post. I used to be checking continuously this blog and I
    am impressed! Very helpful information specifically the ultimate phase :
    ) I deal with such information a lot. I used to be looking for this certain information for a very long
    time. Thank you and best of luck.

    Feel free to visit my page ... itineraries in sri lanka

    ResponderEliminar
  3. Hola chicos! No os olvidéis de Kalpitiya, desde donde se puede visitar el parque nacional de Wilpattu y ver delfines y ballenas de diciembre a marzo. También es un sitio genial para el kitesurf durante todo el año. Yo ya llevo 4 años viviendo en el hotel-escuela de kite Margarita Village Kalpitiya, sois bienvenidos, un fuerte abrazo!

    http://kitesurfsrilanka.com

    ResponderEliminar
  4. Hola chicos! No os olvidéis de Kalpitiya, desde donde se puede visitar el parque nacional de Wilpattu y ver delfines y ballenas de diciembre a marzo. También es un sitio genial para el kitesurf durante todo el año. Yo ya llevo 4 años viviendo en el hotel-escuela de kite Margarita Village Kalpitiya, sois bienvenidos, un fuerte abrazo!

    http://kitesurfsrilanka.com

    ResponderEliminar