viernes, 8 de abril de 2016

Indonesia

Después de muchos años pensando y con muchas ganas de tocar esta parte del mundo, al final el próximo mes de abril, salvo causas de fuerza mayor se hará realidad este sueño. Visitaremos un enorme mosaico formado por 17.508  islas, y que dicen ser uno de los archipiélagos más bellos del planeta.
Todavía nos quedan muchas cosas que preparar y decidir antes de salir, pero más o menos el viaje lo tenemos hilado y perfilado. Por supuesto que puede haber más de una modificación y seguro que la habrá en nuestro recorrido. Ahora lo más importante es decidir como volar hasta allí de la forma más rápida y económica y lo demás vendrá solo, estoy seguro de ello.
Tendremos la ocasión de ver los volcanes de Java (me fascinan), ver los famosos Dragones de Komodo (los lagartos más grandes de la tierra), los Orangutanes de Borneo y para terminar en la mítica Bali.  Luego habrá tiempo de disfrutar de sus paradisíacas playas, de las gentes, de su comida y seguro que también de cansarse en los trayectos de punta a punta de sus islas, pero el que algo quiere algo le cuesta. Como dice el refrán, "sarna con gusto no pica"



Dia 5 de abril, llegó el día y la hora de comenzar este largo e intenso viaje que nos llevará durante casi un mes a lo largo y ancho de unas pocas de las islas que forman este país.

A las 15,20 embarcamos en el avión comercial más grande del mundo (Airbus A380-800) de Emirates con destino en primer lugar a Dubai. Haremos una escala de algo más de 3 horas y volveremos a remontar vuelo esta vez con destino Yakarta.

El vuelo fue un auténtico lujazo, nos trataron como a reyes y para muestra un botón; champagne, vino, tapas de todo tipo y hasta un plato de jamón que nos sacó Haydé, una auxiliar mexicana que nos cuidó y mimó hasta el último detalle, flores y bombones Godiva incluidos.

Otra imagen del restaurante al que no le falta detalle alguno, junto a la simpática Haydé. Una vez en Dubai, hacemos el tránsito de unas 3 horas y a las 4 de la madrugada volvemos a embarcar (esta vez en un B777-300ER) con destino a Yakarta (Isla de Java), donde tomamos tierra sobre las 15 horas.

Una vez recogido el equipaje cogemos un shuttle para cambiar de terminal, compramos el primer vuelo que pillamos para Yogyakarta (a las 18 h.) con Lion Air y para arriba otra vez.
En una hora estamos ya en destino, taxi hasta nuestro alojamiento en el Tegal Panggung Guest House (25 €), una ducha y a dormir, estamos agotados. Nos hemos tirado 27 horas exactas hasta llegar a nuestro primer destino.
En la foto con Haydé y Lili esta última de Puerto Rico, por supuesto que encantadora también. Comentar que el Hotel muy, pero que muy recomendable y su personal amabilísimo.

Jueves 7, nos saltamos el día 6 por estar más tiempo en el aire que en el suelo. Pues después de dormir como benditos y de un tirón, nos levantamos sobre las 8, bajamos a tomarnos el fantástico desayuno que nos habían preparado y salimos sin más a conocer ya de día la ciudad de Yogyakarta.

Nos acercamos hasta la calle Malioboro, probablemente la más famosa y comercial de la ciudad. Miles de tiendas y puestos callejeros inundan las aceras y cientos de motos circulan sin parar de un lado para otro.
Algo que me ha llamado la atención y mucho es: la limpieza, el que los motoristas lleven casco y ante todo la ausencia de pitidos de los coches y motos, algo muy raro en esta zona del mundo, donde suele imperar todo lo contrario, de paso aprovechamos para comprar los billetes de avión para el sábado a Borneo.

Seguimos recorriendo la ciudad hasta las 12 que cogemos un becak para ir hasta el hotel, hemos quedado a las 13 horas con el conductor que nos llevará el resto del día para ver un par de templos.

Nuestra primera visita es para ver los Templos de Prambanan, la construcción hinduísta más importante del país y uno de los que más interés despierta entre los viajeros que acuden a esta parte del mundo.

Construido en el siglo X, este conjunto monumental es el más grande de los dedicados al culto de Siva en Indonesia.
El conjunto se encuentra a unos 18 kms de Yogyakarta y es Patrimonio de la Humanidad desde 1.991.
El precio de la entrada es de 234000 IDR (16€ aprox.).

Paseamos hasta el Templo de Candi Sewu, situado a unos 800 metros del anterior y que si no te apetece andar lo puedes hacer en un trenecillo que recorre el complejo.
En este caso se trata del segundo mayor templo budista después de Borobudur, dicho complejo consta de 249 templos, la mayoría de ellos actualmente en ruinas y reconstruyendo poco a poco.

Nos despedimos de Prambanan, no sin antes hacernos una foto más con unas simpáticas niñas locales. Digo una más, por que nos asaltaban para hacernos fotos a su lado, creo que cualquier día empezaremos a salir en revistas locales y además por la cara. ¡¡jajaja!
Como comentario a título personal, decir que hay mucha gente que lo compara a los Templos de Angkor en Camboya, yo opino que este complejo está genial y que vale mucho la pena su visita, pero que está muy lejos de la grandeza de Angkor.

Muy cerca de Prambanan se encuentra otro templo, concretamente el de Plaosan. Este complejo budista se compone de 174 edificios, 116 stupas y 58 santuarios, muchos de ellos también en ruinas y actualmente en restauración.
Complejo a tener muy en cuenta su visita, te sorprenderá muy agradablemente y además su entrada es de únicamente 3000 rupias.

La noche empieza a echarse encima y amenaza tormenta, así que nos despedimos de esta campesina que está haciendo sus labores en los arrozales y para casita.
Salimos a cenar unos ricos noodles fritos en un puesto callejero por la irrisoria cantidad de unos 0,80 € y a dormir que mañana a las 3 de la madrugada nos tenemos que levantar.

Viernes día 8, nos levantamos a las 3 de la madrugada, ya que a las 3,30 hemos quedado en la puerta con el conductor que hoy nos llevaría en primer lugar a ver el amanecer desde el Templo de Borobudur y seguido hasta nuestro destino de hoy que será: Semarang.
Tardamos algo menos de una hora en llegar, pagamos la entrada en el hotel que se encuentra dentro del complejo 400000 IDR (26 € aprox) y nos dirigimos hacia el templo para desde lo alto ver el amanecer.
Empieza a despertar el día con el volcan Merapi al fondo.

Borobudur es el monumento budista más grande del mundo. Consta de seis plataformas cuadradas coronadas por tres plataformas circulares y decorado por 2672 paneles de relieve y 504 estatuas de Buda.
Las plataformas superiores presentan 72 pequeñas estupas que rodean a la más grande que se encuentra en el centro.

Cada una de estas 72 estupas con forma de campana y decorada con distintos agujeros, alojan dentro un Buda.

Detalle de uno de los cientos de paneles en relieve.

Fue construido entre los siglos VIII y IX y es patrimonio Unesco desde 1970.

Después de pasar más de 2 horas dándole vueltas, bajamos para recorrer su perímetro y admirar desde el suelo la majestuosidad de este lugar.
Creo que es uno de los templos más impresionantes y grandiosos que he tenido ocasión de visitar en mi vida. La entrada es cara pero bien vale la pena lo que pagas.

Nos despedimos de Borobudur subiendo al monte Dagi Hill desde donde podemos ver a lo lejos la silueta del templo.

Nos tomamos un cafetito con un bollo y salimos con dirección al Volcán Merapi, el más activo de Indonesia y que actualmente tal y como puede verse su chimenea no deja de echar humo.
Con una altura de 2968 msnm entra en erupción cada 5-10 años, la última vez fue octubre 2010 - febrero 2011.

A medio camino de la subida, contratamos una excursión que nos llevará hasta la falda del volcán.

A mitad de camino paramos en una zona donde había unas casas y en la que ahora es una especie de museo en la que se puede observar como quedaron muchas piezas después de ser arrasado por la lava y ceniza en el 2010.

Desde aquella fatídica fecha, cantidad de camiones van todos los días a sacar la tierra volcánica para luego ser vendida en la construcción. El camino por donde tienen que acceder a este lugar es mejor ni contarlo, no me explico como lo pueden hacer!!
Y ya a partir de aquí hasta Semarang de un tirón, para hacer unos 125 kms nos hemos tirado la friolera de 4 horas.
El circular por estas carreteras es como hacerlo por Madrid en hora punta pero durante todo el día.
Llegamos a Semarang, nos alojamos en el Patra Jasa Conventión Hotel (25€), cenamos en un puesto callejero a base de pescado y calamares.
Mañana nuevamente madrugaremos aunque un poco menos (05,30 h.) a las 8,30 cogeremos vuelo a Borneo.

Sábado 9, a las 8,30 volamos con Kalstar a Pangkalan Bun (Borneo), donde aterrizamos en una hora. Allí conocemos a Neal, el que será nuestro compañero de viaje en el tour y aunque su aspecto y nombre nos engaña, resulta ser español, de Madrid y para más inri de nuestro barrio.
Recogemos mochilas y afuera ya nos están esperando; la primera impresión es muy buena y las siguientes también lo serán.

Sobre las 11 empezamos a navegar río abajo, hasta que nos desviamos a la izquierda para entrar en el río Sekonyer y a su vez en el Tanjung Puting N.P. Llegamos a Tanjung Harapan la primera parada de las tres que haremos y en las que es posible ver orangutanes.

Como llegamos con tiempo, podemos disfrutar a solas de estos fantásticos animales, lo más parecido al hombre que jamás he visto. No tienen mucho problema en pasar a menos de un metro de tí, el problema lo tenemos nosotros en ver pasar un animal de 1,50 metros de altura y 120 kilos de peso rozándote las piernas. Sinceramente me siento un privilegiado de poder estar en medio de la jungla rodeado de tanta belleza

Regresamos al klotoc, nos cambiamos de ropa ya que estamos empapados de la tormenta que nos ha caído encima y arrancamos motores para ir a ver monos narigudos, también llamados aquí monos holandeses. Esto es debido a que los primeros colonizadores que llegaron por aquí, los holandeses, tenían la nariz igual de grande y de ahí su nombre.
Estos viven en grandes colonias y pudimos ver muchos volando de rama en rama y buscando un buen lugar donde pasar la noche.
Empieza a oscurecer, buscamos un lugar donde amarrar el barco para pasar la noche, una buena cena, un rato de charleta y después de montar las colchonetas y poner las mosquiteras a dormir.

Domingo 10, a las 5,30 horas ya estamos en pie, desayunamos muy bien y comenzamos a navegar algo más de 1,30 horas hacia Pondok Tanku, nuestra segunda parada.
Nada más desembarcar, aparece uno junto al camino, siguen siendo espectaculares, especialmente sus movimientos lentos y pausados. Nos dirigimos hasta el punto donde comen, poco a poco van apareciendo varias hembras, algunas con hijos y al poco tiempo el segundo gran macho de la zona. En cuanto lo ven llegar se retiran y se queda sólo comiendo, creo que se debió de comer 20 kilos de plátanos y otra fruta parecida a las sandías.

Estamos algo más de una hora y nos dirigimos de nuevo al klotoc para ir a visitar el último de los tres puntos donde es posible acceder para poder verlos. El trayecto es maravilloso, estrechos canales con una intensa vegetación y un intenso verde a ambos lados del río es la tónica dominante.

Sobre las 12 llegamos a Camp Leaky, último punto donde tendremos la ocasión de verlos por última vez. Antes de desembarcar comemos y por cierto muy bien y sobre las 13 horas ponemos pie en tierra. Según salimos una orangutana (Shisui) que ronda por allí le engancha la pierna a Montse y no hay manera de soltarla hasta que viene un ranger con agua caliente y entonces sí, le suelta y se va. Según nos contaron en una ocasión se quemó y desde entonces le tiene pánico, menos mal...

A lo largo del camino podemos ver varias madres con sus hijos y a su vez ver como los cuidan, como les besan y con que cariño los miran, son auténticas personas con pelo naranja y rasgos primitivos.
Poco antes de llegar al final nos encontramos con el gran macho alfa que acojona verlo tan de cerca, con un zarpazo te puede poner en órbita.
Estamos más de una hora deleitándonos y regresamos al klotoc para ya emprender la marcha de regreso a Kumai.

A eso de las 7 de la tarde y con la noche ya muy cerrada conseguimos encontrar un sitio donde amarrar. Miles de luciérnagas posadas sobre los árboles los adornan como si de la Navidad se tratase, es super bonito, lucecitas por todos los lados y de fondo el sonido de la jungla, ¿quién no se duerme así?
La experiencia ha sido única, estos animales me han impresionado sobre manera y desde luego que ha valido la pena llegar hasta esta parte del globo para poder verlos, es junto a Sumatra y Malasia los únicos lugares del mundo donde poder observarlos.
En la actualidad la mitad de la selva de Borneo ha desaparecido producto de la codicia humana, miles de hectáreas de cultivo de palma han dado lugar a consecuencias nefastas para muchos animales y plantas que vivían en ella.

Lunes 11, a las 6 am ya estamos en pie y lleva un rato lloviendo fuerte, tuvimos mucha suerte ayer con el día tan bueno que nos hizo, aunque el calor y la humedad fueran infernales.
Arrancamos motores y para el puerto al que llegamos en unos 45 minutos; seguido coche y para el aeropuerto, facturamos y nos vamos a Surabaya.
EN 1,30 horas estamos en tierra, recogemos mochilas, salimos, negociamos un coche para ir al Bromo (600.000 rupias) y otro para continuar hasta el Ijen (700.000) y nos quedamos esperando a Neal que viene en un vuelo distinto al nuestro y que se vendrá con nosotros el resto de los días, llevamos la misma ruta.
Cuando llega "con 1,30 h de retraso" salimos hacia el Bromo, llegamos a las 8,30 de la tarde, con la noche ya muy cerrada, nos alojamos en la casa de un amigo del conductor (300.000 los tres y una habitación para cada uno), cenamos en el Hotel Bromo y a dormir que a las 2,30 nos tenemos que levantar.

Día 12, a las 2,30 horas arriba otra vez y a las 3 emprendemos camino hacia el view point 2 del Bromo para ver amanecer. Nos lleva el amigo del conductor donde nos hemos alojado por 350.000 rupias. A eso de las 4 ya estamos en el mirador y a 2.700 msnm, con un poco de frío y esperando a que amanezca para disfrutar de las vistas sobre ese volcán  con el que tantas veces he soñado poder ver.
La entrada al parque vale 234.000 rupias, un precio que creo que es abusivo y excesivo, pero es lo que hay o lo pagas o te quedas a dos velas.

Tenemos mucha suerte, el día amanece despejado y las vistas son fantásticas. Delante de nuestras narices el Bromo rugiendo y expulsando cenizas a todo meter; cada pocos minutos se producen fuertes explosiones y el sonido estremece y da miedo. La sensación es que aquello puede reventar en cualquier momento.

Los días anteriores el acceso al volcán ha estado cerrado por precaución y ante posibles erupciones.

Visto el amanecer, montamos de nuevo en nuestro flamante Toyota y nos vamos hasta el mar de arena desde donde caminaremos hasta la boca del cráter.

Cuando te asomas a su interior y ves lo que se cuece dentro te deja sin palabras, un ruido ensordecedor, explosiones continuas y cenizas cubriendo el cielo que te ponen los pelos de punta. Hay un momento que una fuerte explosión nos hace correr de un lado para otro, aquello parece que va a reventar y nosotros allí arriba, vaya que el acojono fue mayúsculo.
Por lo que pueda pasar decidimos bajar de nuevo al coche, de camino visitamos un templo que por cierto no vale mucho la pena y nos vamos.

En este corto vídeo se puede apreciar la fuerte explosión que nos hace correr de un lado para otro.
El Monte Bromo con sus 2.369 metros de altura, es uno de los volcanes más activos de Indonesia, en lo que llevamos de siglo han sido varias las erupciones que ha habido, la última en el año 2.011.
He tenido la ocasión de ver muchos volcanes en diferentes países, pero creo que este es el más bello de todos los vistos y quizá de este planeta.
Regresamos al hotel, desayunamos y salimos hacia el Kawah Ijen. Sobre las 5 de la tarde llegamos a Blawan donde nos alojamos en el Catimor Homestay (200.000) ya muy cerquita del Ijen. La idea es quedarnos 2 noches para descansar al día siguiente, pero sorpresa, cuando llegamos a las 9 de la noche de dar un paseo nos están esperando para decirnos que la habitación para el día siguiente estaba ocupada y que nos tenemos que ir. Nos enfada bastante la situación, risas y sorrys por su parte pero nos tenemos que ir. Así que cambiamos nuestros planes, nos vamos a dormir rápidos ya que a las 12,30 horas de la madrugada nos recogen para hacer la ascensión al Ijen. Menuda putada nos han preparado, pero así es Indonesia con cuatro risas y muchos sorrys lo solucionan.

Miércoles 13, como anteriormente he dicho, dormimos 3 horas. A la 1 en punto salimos hacia Kawah Ijen donde nos presentamos en algo más de media hora, también lo llaman la Terminal. Llega el guía para las 10 personas que íbamos (en principio era para nosotros dos) y comenzamos a subir unos 3 kms con una fuerte pendiente durante una hora aproximadamente.
En este punto te encuentras en la boca del cráter, ahora toca bajar a su interior por un "camino" muy complicado y con bastante pendiente; en media hora estás abajo.
Somos cientos de personas bajando, una hilera interminable de luces que dibujan perfectamente el tortuoso camino y que personalmente me parece un auténtico circo lo que ven mis ojos.
A eso de las 3,30 estamos en el fondo del cráter, aquello está lleno de gente viendo sus enormes fumarolas infectadas de azufre y los mineros extrayendo dicho azufre y tragando todo ese humo contaminado. Entre el humo se divisan perfectamente y por varios lados las Blue Fire, llamaradas azules que se mezclan entre el humo y que dependiendo de la dirección del viento se ven más o menos claras.

El día empieza a levantar y se empieza a ver como es en realidad aquello, fumarolas por todos los lados y un gran lago en el fondo.

A eso de las 5 comenzamos a ascender de nuevo para regresar a la Terminal, adelantando a estos mineros que llevan sobre sus hombros y sin ningún tipo de almohadilla unos 80 kilos en bloques de azufre y  por una cuesta que cuando la ves con luz estremece.
El precio a pagar por subir al Ijen es: 150.000 entrada + 50.000 guía + 100.000 transporte = 300.000 rupias, otra locura.
Desayunamos en la Terminal y a las 7 am salimos hacia Ketapang donde está el puerto, pillamos el billete (6.000) y embarcamos en el Ferry hacia Gilimanuk en Bali (1 hora). Bus a Denpasar durante cuatro interminables horas para hacer 120 kms y otra para llegar a Ubud donde nos alojamos en el Puri Asri (150.000). Salimos a cenar y a dormir pronto, llevamos un montón de horas de pie.

Día 14, después de haber dormido unas cuantas más horas que los días de atrás y desayunado muy bien, salimos a dar una vuelta por Ubud y sus alrededores.

Hacemos un recorrido visitando los lugares más interesantes de la ciudad donde los templos se cuentan  por decenas. Creo que toda casa tiene su propio Templo.

Hacemos un trekking de un par de horas por los arrozales colindantes a Ubud y regresamos para comer.

Asistimos por la tarde a un espectáculo de danza balinesa en un templo, que resultó bastante entretenido. Cenamos y por hoy suficiente.

Día 15, desayunamos, ponemos casco, arrancamos motores, echamos gasolina (15.000 deposito lleno) y salimos de ruta hacia el norte de Bali.

La primera parada la hacemos para visitar el Templo Taman Ayun, el segundo más grande de Bali. Un bonito enclave rodeado por un manto verde de exótica vegetación.

Otra paradita en la cascada de Air Terjun donde aprovechamos para tomar un café y resguardarnos un poco de la tormenta que está cayendo.

Seguimos hasta llegar a los arrozales de Jatiluwih, un color de difícil descripción por su belleza e intenso color verde que surca todo el horizonte.

El camino nos lleva hasta el Templo Luhur Batukaru, rodeado de jardines y estanques y en cuyo centro hay  bastantes templetes.

Se encuentra situado en la ladera del monte Batukaru, el segundo mayor volcán de Bali y está destinado a proteger a Bali de los malos espíritus.
Nuestra intención es continuar hasta el Templo de Ulum Danu, pero se pone a llover torrencialmente y finalmente nos quedamos a tan sólo 9 kms, no hay manera de continuar. Llegamos a Ubud empapados y con la noche ya cerrada. Entregamos las motos, cenamos y a la cama que mañana cambiamos de isla otra vez.

Sábado día 16, desayunamos, cogemos un taxi y nos vamos para el aeropuerto de Denpasar ya que a las 13 h. sale nuestro vuelo para Maumere la capital de Flores. Volamos nuevamente con Kalstar, aunque en esta ocasión con una hora de retraso.
A las 15,15 h tomamos tierra en Maumere, cogemos un taxi (75.000) hasta el Budi Sun Resort (450.000) situado al borde una playa mezcla de tierra y piedras que no vale gran cosa.

Nos damos el primer baño de las vacaciones y un paseo por una playa que está totalmente desierta, preparamos la ruta para los próximos días, cenamos bien en cuanto a calidad, pero con raciones minúsculas y caras, especialmente la de calamares y a dormir.
Mañana hemos quedado a las 8 con el taxista que nos traído desde el aeropuerto para cerrar la ruta que queremos hacer de 6 días para recorrer una gran parte de la isla.

Domingo 17, a primera hora ya está por allí el chofer (Bernardus) concretamos precios y cerramos trato. Precio acordado: 600.000 rupias por día, que incluye coche, conductor, gasolina y sus comidas y alojamiento.
Estamos ya listos para empezar la primera etapa Maumere - Moni.  En primer lugar nos dirigimos al mercado local de Maumere, especialmente de verduras y mucho pescado seco.
La tan famosa, carísima y de moda en nuestro país verdura Kale o Berza rizada de toda la vida y que parece ser que ahora tiene tantas y tantas propiedades como por ejemplo más hierro que la carne de vacuno y más calcio que la leche de vaca aquí está medio regalada.

Continuamos hasta Village at Wuring donde podemos ver sus tradicionales casas levantadas sobre el agua y que nos ha gustado muchísimo. Charlamos un ratillo con unos locales que estaban sacando enormes lomos de atún y que según los mismos y por los precios que nos daban, estaban regalados, nos quedamos con las ganas de comprar uno, pero y luego como lo cocinamos??

Ahora nos encontramos en la playa de arena negra de Sikka. Como se puede ver tampoco nos molesta mucho la gente..

Y a pocos kilómetros se encuentra Sikka Village donde nos paramos para ver una bonita Iglesia Jesuíta construida por los portugueses hacia 1.899 toda ella en madera.

Continuamos hasta la bonita playa de Koka Beach donde nadamos un buen rato bajo un sol abrasador y de paso nos comemos unos pescados a la brasa, perdón, más que a la brasa, "abrasados" ¡que penita!. Eso sí, el escenario que tenemos delante es como si te encontraras en el rodaje de una película de los mares del sur.

A las 16,30 entramos en Moni, nos alojamos en el Christin Lodge (250.000), nos acercamos a ver una cascada que se encuentra 200 metros arriba y caminamos un poco para visitar una aldea que se encuentra un poco más arriba.
Vemos un sitio muy agradable el Agnes' House donde nos tomamos un buen zumo de frutas y en el que más tarde nos cenamos un Moni Cake, que según nos dice es el plato más típico de la zona y que está para chuparse los dedos. Pues es cierto, está riquísimo.

Lunes día 18, volvemos a las andadas, a madrugar mucho otra vez. Nos levantamos a las 3,45 h y a las 4,15 salimos hacia el volcán Kelimutu  (1639 m) para ver el amanecer y sus tres lagos de diferentes colores. En media hora estamos arriba, pagamos la entrada (150.000) y a partir de este punto caminamos unos 30 minutos hasta llegar a la cima.
Va amaneciendo poco a poco y a nuestra izquierda ya vemos uno de los lagos de un color azul oscuro.

A la derecha estos otros 2 separados únicamente por una pequeña pared pero de colores totalmente distintos. Uno azul intenso turquesa y el otro oscuro tirando a rojizo cuando le da el sol.
Rodeamos un tramo del cráter por arriba, unas fotillos y a las 7 nos vamos para abajo, coche y al hotel a desayunar.

El volcán tiene tres lagos de diferentes colores el Tibu Ata Bupu (lago de personas mayores), generalmetne es de color azul y el más occidental de los tres, el Tibu Ko'o Fay Nuwa Muri (lago de los hombres jóvenes y doncellas) y Tibu Ata Polo (lago embrujado o encantado), normalmente de color rojo o verde respectivamente. Los colores del lago varían periódicamente.
Esta imagen aérea pertenece a Taringa.net

Hoy es lunes, día de mercado en Moni, por lo que antes de marcharnos nos vamos a dar una vuelta por el mismo. Se trata de un mercado más, donde los locales venden sus productos, frutas, verduras, carnes, pescados, ferretería, etc.
A eso de las 10 salimos para hacer la etapa de hoy: Moni - Riung.

Cuando llevamos una hora de camino, nos encontramos la carretera cortada por fuertes desprendimientos, nos dicen que hasta las 12 no abrirán de nuevo el paso, así que nos buscamos una sombra y a esperar una horita hasta que la reabren de nuevo.

Continuamos el viaje hasta llegar a Ende donde paramos para comer y de allí hasta Penggajawa Beach donde podemos ver una playa llena de piedras azules y verdes. Montones de piedras se apilan a lo largo de la playa y mucha gente con sacos sigue cogiéndolas. Preguntamos que para qué se utilizan y nos dicen que son vendidas para la construcción y que además las exportan al extranjero. Nos quedamos con la duda sobre su veracidad...!!

De aquí, volvemos a coger ""la carretera"" por decir algo; se encuentra en un estado lamentable y para hacer 100 kms nos hemos tirado la friolera de 4 horas hasta llegar a Riung sobre las 17,30 horas. Nos alojamos en el Nirvana 150.000) un bonito y agradable hostel y nos vamos a cenar al Café del Mar.

Martes 19, a las 7,30 ya estamos en la puerta listos para dirigirnos al puerto a coger el bote donde pasaremos todo el día haciendo snorkel en algunas de las 17 islas del parque, aunque en realidad son 21.
Hemos tenido que negociar bastante el precio, ahora es temporada baja y no hay prácticamente turistas, esto se puede hacer directamente en el hotel o en el mismo puerto.
Como no podía ser de otra forma, por entrar al parque hay que pagar 100.000 rupias y luego dependiendo de la pericia de cada uno para negociar puedes conseguirlo por 500.000 para dos personas con un todo incluído: transporte, comida, agua, aletas, gafas y tubo. Nos hemos encontrado con un grupo de 5 que habían pagado 1 millón entre todos.
Lo que está claro es que a quién quiera que preguntes, se lleva comisión, incluido el conductor con el que viajas.

Visitamos la isla Flying Foxes donde miles de murciélagos gigantes copan todas las ramas de los árboles. El también llamado gran zorro volador se encuentra entre las mayores especies de murciélagos, como su nombre indica, su cara tiene un gran parecido con la del zorro. Su alimentación principal es a base de nectar, flor y frutas.

El sol es abrasador y no hay crema que resista una hora en el agua, por lo que te recomiendo hacerlo con camiseta. Antes de comer hacemos snorkel en un par de sitios que nos gustan un montón, donde abunda el coral azul y peces de todos los colores.
Mientras tanto los del barco han pescado la comida del día, unos cuantos pargos que ponen a la brasa y están de chuparte los dedos.

El siguiente snorkel lo hacemos en la isla de Rutong y aquí flipamos a colores, que preciosidad, bosques de corales de todas las formas y colores y unas "coliflores gigantescas" que nos hacen abrir la boca y casi perder el tubo.
Los peces de colores están por todas las partes, parece que estamos metidos en un programa de Nat Geo.

Nuestro maravilloso bote en la isla de Rutong y la pedazo de comida que nos vamos a degustar en unos momentos.

Por si fuera poco, una colonia de decenas de estrellas de mar hace que tengamos que ir con mucho cuidado para no pisarlas.
A eso de las 5 de la tarde, regresamos a puerto, ducha y a tomar una cervecita para que se nos pasen las quemaduras de primer grado que alguna tiene.  Esto suele pasar por dejar el culete al aire ¡¡jajaja!!

Miércoles 20, hoy haremos Riung - Bajawa. Salimos a las 8, la carretera hoy es bastante buena, nos han indicado otra por la que ir, dicen que está en muy buen estado y es cierto, hemos circulado por una "autopista". En algo más de 2 horas estamos en Bena, en sus alrededores se encuentran las comunidades Ngada, ubicadas entre los volcanes Inerie y Deru.
Los Ngada tienen una organización matriarcal. Es en la madre en la que recae todo el poder y, a la vez, el mayor respeto de la familia. La primera hija en nacer es la designada para heredar la casa y las principales posesiones.

Las mujeres están muy enganchadas a una droga que se llama "Nuez de Betel" o "Nuez de Areca", se trata de una nuez de la palma de betel que se mastica junto con la hoja y le llaman chicle de flores. Al masticarla les deja toda la boca de un color rojo y con el paso de los años van perdiendo los dientes. Cuando te sonrien ves una boca sin dientes, que parece estar sangrando y que da un poco de repelús. Esta droga es totalmente legal y se mastica por sus propiedades estimulantes.
Se cree que junto con la nicotina, el alcohol y la cafeína, las nueces de betel son una de las sustancias psicoactivas más populares.

Adentrarse en estas aldeas, es como viajar en el tiempo. Al menos en parte, el progreso y las nuevas tecnologías no han logrado acabar, de momento con siglos de arraigadas creencias y tradiciones.

Los Ngada, tribu mayoritaria en estos poblados, son un pueblo clasista, que se organiza en clanes y se rige por un sistema parecido al de las castas en la India. Todavía hoy, resulta difícil, que dos jóvenes contraigan matrimonio si no son del mismo nivel social, aunque el novio consiga pagar la elevadísima dote que los padres piden por su amada.
Por cierto, les compramos unas nueces de macadamia, que nos sentaron como un tiro y mira que nos lo habían advertido, pero.....

Llegamos a Bajawa, nos alojamos en el Bintang Wisata (250.000) muy básico pero limpio, sufienciente para pasar una noche.
Por la tarde nos acercamos hasta las Mangeruda Hot Springs que se encuentran a unos 24 kms de Bajawa para disfrutar del agua caliente que fluye de un río bajo la sombra de los cocoteros.

El agua del manantial se cree que tiene efectos curativos para los que sufren de enfermedades en la piel. El manantial de agua caliente (unos 45º-48º) se combina con uno de agua templada-fria, lo que significa que dependiendo de donde te pongas conseguirás regular la temperatura ideal para ti.
Ya de noche, regresamos al hotel, cenamos en un warung (pequeño y modesto restaurante-cafetería, tienda, indonesio) que se encuentra muy cerca y que tengo que decir que es el peor de cuantos hemos estado, que por cierto han sido muchos y con el estómago casi igual de vacío que cuando fuimos nos vamos a la cama.

Jueves 21, hoy nuestro punto final será Ruteng. Salimos de Bajawa dejando a nuestra izquierda el volcán Inierie, un estratovolcán que con sus 2.245 metros es la mayor altura de la isla de Flores.

El primer stop es en Aimere Village, donde vemos como destilan el Arak. Cada mañana los recolectores suben a las palmeras para recoger el nectar dulce de los capullos de flores sin abrir de la palma de coco. Este líquido se calienta a altas temperaturas en este invento que vemos en la fotografía, al destilar sale el Arak, una especie de wisky, ron, orujo, no sabría definir; tiene sus características propias. El porcentaje de alcohol, muy suave, sólo unos 35º..
Les compramos una botellita de 1/2 litro y con esto ya tengo para darle un poco de sabor al café ¡¡jejeje!!

Cruzamos Borong y continuamos subiendo y bajando montañas, es lo común en esta isla donde no hay un metro llano. Llegamos a Lerang y Robo Village donde podemos admirar desde lo alto las terrazas de arroz con ese intenso verde. El arroz es el principal alimento básico de la cocina indonesia y se sirve como acompañamiento de cualquier plato.

Para la hora de comer estamos en Ruteng, antes de alojarnos comemos y luego nos dirigimos a nuestro alojamiento que será el Mbeliling Homestay (300.000), un lugar precioso a las afueras de la ciudad y muy cerca de Compang Ruteng.
Se pone a llover muy fuerte, cuando para, nos ponemos los chubasqueros y salimos a visitar la aldea de Compang Ruteng,  llegamos en 10 minutos andando y ahora lo de siempre, a pagar, estamos cansados de estar todo el día sacando dinero de nuestros bolsillos para ver algo que tampoco creo que sea tan, tan interesante, lo vemos por fuera y nos marchamos de nuevo para casa, además está empezando a llover de nuevo.
Hoy nos toca cenar bien y lo hacemos en el restaurante Agape, buena cena, buen servicio y rapidez algo muy raro en este país.

Viernes día 22, última etapa, Ruteng - Labuan Bajo. Para las 7 ya estamos caminando, no sin antes habernos tomado un buen desayuno con nocilla incluída.
Varios cientos de curvas más adelante llegamos a los tradicionales campos de arroz con forma de tela de araña, no es el único que se puede ver en Flores, pero quizá si sea el más escénico. Se trata de una singular forma de parcelar la tierra, en segmentos que parten de un centro.
Un paseíto en cuesta con un peaje de 10.000 rupias que vale la pena visitar.

A lo largo del camino vemos cantidad de campesinos trabajando en los campos de arroz. Nosotros continuamos hacia Labuan Bajo por una carretera igual que las demás, curvas, curvas y más curvas y sube, baja, sube y baja.

Llegamos a Labuan Bajo, nos dirigimos sin más al puerto, esperamos un ratillo mientras compran algunas cosillas para estos días y salimos mar adentro en nuestro flamante bote de madera "¿¿aguantará ahí adentro este cacharro??". Lo primero que hacemos para no quedarnos en los huesos es comer, noodles, arroz y buen atún.
Hacemos una parada en Manta Point para ver mantas raya, y las vemos, pero el agua está bastante oscura, las corrientes son bastante fuertes y los cambios de temperatura bastante bruscos, no es nada fácil hacer snorkel así que levantamos anclas y continuamos.

Siguiente anclaje Pink Beach, presume de tener arena rosa, nosotros solo vemos una hermosa playa de arena blanca y también presume de tener una increíble vida submarina. Nos ponemos el equipo y para el fondo que nos vamos, vamos a comprobar si esto es cierto.

Totalmente cierto, es de los lugares más bonitos junto con las 17 Islands donde he disfrutado más snorkelando, una auténtica belleza lo que se esconde aquí debajo. Corales de multitud de colores y formas, peces de todos los tamaños y colores, un lujo que si vienes por esta zona no debes de perderte bajo ningún concepto. Sin duda creo que es uno de los mejores lugares del mundo para el buceo.

Con pena dejamos Pink Beach y continuamos hasta Komodo donde llegamos oscureciendo ya, amarramos el barco y nos dirigimos a la casa de Iwan el capitán donde vamos a pasar la noche. Nos preparan la cena y compartimos un rato de charla con él, nos habla de su familia y de como es la vida por estos lugares tan remotos para nosotros.

Coincide que es luna llena y celebran una boda a la que nos invitan a participar, nos miran como las vacas al tren, se ríen y parecen disfrutar con nuestra presencia. La gente es muy sencilla, pero no pueden ser más sonrientes y encantadores, sólo nos preguntan si somos del Madrid o del Barcelona, nadie pide regalos, ni dinero, ni nada de nada.

Dormir ha sido muy complicado, la boda se alargó bastantes horas, había una pequeñísima orquesta que se tiró varias horas metiendo ruido, digno de ver y para colmo debajo de nuestra habitación, bastantes mujeres cocinando toda la noche entre risas y voces la comida de hoy. La boda dura tres días y todo el pueblo asiste a los fastos.

A las 5,30 nos levantamos para ver amanecer y dar un paseo por el pueblo, es muy pintoresco, lo componen unas 1.600 personas, casas de colores todas ellas sobre pilones, montones de cabras paseando a su aire y cientos de niños diciendo "Alö" (hola) y como no, muchísima basura por todos los lados. Aún así, el pueblo es muy, muy auténtico, aquí llegan muy pocos turistas y los que lo hacen se alojan en los barcos y no llegan a desembarcar aquí, luego se dirigen sin más al parque para ver los dragones.

Sábado 23, día negro para mí. Para empezar comentar que nos invitaron a dormir en su habitación y que nos trataron como a Reyes, por supuesto dentro de sus poquísimas posibilidades.
A las 7 embarcamos y nos dirigimos hasta el punto donde está el acceso al Komodo N.P. sacamos nuevamente la cartera y empezamos a pagar, 150.000 de entrada, 50.000 de ...??, 10.000 de...??, 5.000 de...?? y para terminar 40.000 que creo que deben de ser del guía. Resumiendo 255.000 rupias por persona, joderrr como se pasan.....

Nada más entrar empezamos a ver algunos ejemplares, impresiona verlos y eso que según nos dicen son muy jóvenes y les queda mucho por crecer.

Te prometen un trekking de una hora que al final son 30 minutos y de ellos dedicas 10 para hacer fotos, se vuelven a pasar de listos.
En cuanto a estos bichos, comentar que parecen salidos de la prehistoria, dragones de 3 metros de largo, 90 kilos de peso y con una vida que puede alcanzar los 60 años. Es el lagarto más grande del planeta, son terribles depredadores y no se lo piensan dos veces antes de atacar, aves, cabras, ciervos o humanos. También son caníbales, pueden atacar y comerse a otros dragones más jóvenes y a sus propios hijos. 

Detalle de sus poderosas patas con sus descomunales garras. En 30 minutos se puede comer un ciervo entero, huesos incluidos.
Su principal arma es la saliva, en esta se acumulan hasta 60 bacterias que pasan a la sangre de sus víctimas y las mata por envenenamiento. Como curiosidad decir que los dragones son inmunes a su propio veneno. Este es el único lugar del mundo donde poder verlos.

Salimos del parque y embarcamos de nuevo para ir a Rinca. En Komodo nos advierten que la entrada es válida para los dos sitios, pero mira por donde, cuando vamos a entrar en Rinca y les enseñamos las entradas nos dicen que tenemos que pagar de nuevo por el guía, tenemos una fuerte discusión y al final cogemos y nos largamos, nos parece una tomadura de pelo y un abuso hacia el turista.

De camino a Labuan Bajo paramos en una preciosa isla de arenas blancas para darnos un último baño. Cuando llevo 10 minutos en el agua me salgo a coger la cámara de fotos y al entrar de nuevo, noto como si una cuchilla me hubiera rajado el pie, el dolor es intensísimo, saco el pie y estoy sangrando bastante, miro a ver que es y la veo, es un pez raya, lo he debido de pisar en la arena y me ha enganchado.
En el bote no tienen nada para poder curarme y lo peor es que estamos a más de una hora de llegar a tierra. Montse me pone un torniquete, me aprieta en la herida para expulsar el veneno, pero el dolor es tan fuerte que no me deja ni respirar. Al final llegamos a Labuan Bajo un trayecto que cada vez lo veía más lejos, vamos directos al hospital donde me ponen anestesia, con una cuchilla de afeitar me abren la herida y me curan. Ahora tres días con antibióticos y sin poder mojarme el pie.

Nos alojamos a 50 metros del hospital, en el Surya Hotel (200.000). Ahora toca descansar un poco hasta la hora de la cena, lo más importante es que ya no me duele nada y que puedo andar, aunque me han dicho que no lo haga mucho.
Cenamos en un restaurante italiano una buena pizza, con una buena y fría cerveza y con este bonito atardecer.
Labuan Bajo como ciudad no tiene nada que ver, pero su entorno y bahía son muy espectaculares.

Domingo 24, desayunamos prontito y salimos a dar un paseo por Labuan Bajo. Regresamos al hotel una ducha y a las 10 nos recoge un taxi para ir al aeropuerto, está a tan sólo 5 minutos. Volamos de nuevo con Kalstar a Denpasar donde llegamos en unos 50 minutos. Las vistas desde el aire son maravillosas, decenas de islas por todos los lados y aguas turquesa bañándolas.

Desde el aeropuerto cogemos un taxi que nos lleva a la playa de Balangan donde nos alojamos en el Balangan Sea View (350.000 rupias). Está muy bien situado, encima de un acantilado sobre la playa y con unas vistas magníficas. Un baño en la piscina y a cenar a los chiringos que hay en la playa, bien, barato y con estos atardeceres

Lunes día 25, mi pie sale hoy hinchado, me lo curo un poco y nos vamos a Denpasar para ver el mercado de frutas, verduras, pescados, telas, etc. Aprovechamos para comprar algún que otro regalito y pasear por los alrededores. Comemos un pinchos morunos de cordero que estaban bastante buenos y regresamos a Balangan.

Alquilamos una preciosa Honda de 250 cc para los próximos tres días (4 euros diarios), ducha, cena y  por hoy ya vale.

Martes 26, para las 8 ya estamos desayunados y con la moto en marcha camino de Green Bowl Beach. Para no variar cuando estamos cerca de la misma, está la barrera, o pagas o no pasas. No pagamos y nos vamos a otras que están muy cerca y la historia se repite una y otra vez, es increíble que por ir a una playa tengas que pagar, todo es privado.
Al final llegamos a Geger Beach, pagamos 2.500 rupias mucho menos que en el resto y accedemos a la misma. Vemos que están rodando una película con una pinta de aburrida de la leche, visitamos un templo que hay justo al lado y nos bajamos a la playa.

En la isla de Bali, el Frangipán es la flor que  llevan los fieles a los templos; también es la flor nacional de Nicaragua y Laos.

Montse se da unos baños y luego un masajito, mientras tanto yo una cervecita y a la sombra que el sol abrasa, además no puedo mojarme el pie.

Comemos en la misma playa, nos tomamos un par de jugos riquísimos y a las 3 de la tarde nos vamos a ver las playas cercanas a Uluwatu.

Todas las playas que queremos ver son de pago, estamos un poco cansados de este tema, así que pasamos y nos vamos a visitar el Pura Luhur Uluwatu (30.000) y no es caro para lo guapo que es. El templo en sí no tiene mucho que decir, pero el entorno es muy bonito. Se encuentra en lo alto de un acantilado y con un buen paseo tanto a izquierda como a derecha donde pasarás un par de horas tranquilamente siempre y cuando los monos no te quiten alguna de tus pertenencias.

Vemos atardecer y regresamos ya para Balangan donde llegamos ya anocheciendo. Este es lo último en cuanto a gafas, protección solar 100%, visión nocturna, 3D y mucho más, vaya, que esto son gafas y no las de Samsumg, ni Apple.

Miércoles 27, nos dirigimos lo primero a Kuta para solucionar un cambio de billete con Qatar Airways, damos un paseo por allí, vemos un poco la playa y nos largamos pronto. Es horrible, un Torremolinos cualquiera.
Ponemos rumbo hacia el Templo Tanah Lot donde llegamos a las 12 del mediodía y además con marea alta. Pagamos la correspondiente entrada (30.000) y nos vamos para adentro. La imagen es impresionante, un templo sobre un mar embravecido y uno de los más bellos ejemplos de la arquitectura religiosa hindú.
Su inigualable emplazamiento, hace que sea uno de los lugares más fotografiados de Bali.

En los alrededores se pueden visitar otros cinco templos, entre los que destaca el Pura Batu Bolong.
Abandonamos el Templo, comemos fuera en un warung unos noodles con tres langostinos y nos vamos hacia Jimbaran.

Estamos en Jimbaran, un pueblo de pescadores con una playa gigantesca y para mí la mejor que he visto en Bali. Al final y después de varios días viendo playas, encontramos una realmente fantástica, calculo que tendrá unos 5 kilómetros, arena dura para caminar muy a gusto y una pendiente muy suave; aquí da gusto darse un baño.

En cuanto empieza a caer el sol y baja la marea, todos los restaurantes sacan sus mesas a la arena donde ofrecen sus pescados y mariscos frescos. Hoy se nos ha hecho un poco tarde y sólo nos hemos tomado un buen juego de sandia y otro de aguacate, mañana volveremos por la mañana, comeremos y nos despediremos de Indonesia.
Su playa es una de las mejores de Bali y famosa por sus restaurantes de pescado fresco.

Nosotros nos vamos para casa, igual que la tarde, y que esta hermosa mujer que creo reconocer y que por supuesto Indonesia no es. ....

Jueves día 28, último en Indonesia. Nos vamos nuevamente a Jimbaran, esta vez nos acompaña Neal, nosotros nos quedaremos por aquí pasando la mañana y el continuará para ver algún que otro templo.
Vamos directamente al final de la playa donde se encuentra el mercado de pescado y  mira por donde me encuentro con este simpático pez Raya, el mismo que me causó la avería en mi pie. Ellos lo llaman PARI.

Todas las mañana llegan las embarcaciones cargadas de pescado, allí podrás presenciar la descarga y venta del mismo tanto a restaurantes como al público en general.
Nosotros encargamos la comida en un restaurante para comer a las 13 horas, un pescado, calamares, langostinos y unas verduras que desconozco que eran, y la verdad es que estaba todo muy bueno, aunque un poco más no hubiera estado nada mal.

Me pareció un lugar hermoso y con una vida frenética, embarcaciones entrando y descargando pescado, otras cargadas de montones de hielo que se iban mar adentro, montones de puestos de venta y gente por todos los lados.

Lo mejor es llegar al mercado a primera hora entre las 6 y las 9 de la mañana, nosotros llegamos sobre las 10 y estaba genial.

Entiendo que no quieras mirar hacia atrás, pero debes hacerlo, tenemos que regresar a Balangan, creo que esto está llegando a su fin.
Arrancamos motores y regresamos al hotel, ducha, cerrar mochilas, taxi y para el aeropuerto.

Boeing 777-300ER de Qatar esperando el embarque en Denpasar. Facturamos, embarcamos y por algún problema médico de algún pasajero, despegamos con 45 minutos de retraso.
Llegamos a Doha muy justos de tiempo (casi la 1 de la madrugada) y cuando vamos a recoger la tarjeta de embarque, nos dicen que el vuelo va lleno y que tenemos que esperar al próximo que es a las 7 de la mañana.
Llegan las 7 de la mañana y cuando vamos a embarcar siguen los problemas, sólo me dan plaza a mí y Montse se tiene que quedar en tierra, insisten en que el vuelo va a tope, mucho sorry, risas pero no hay ninguna posibilidad, cabreo,bronca y al final decidimos irnos a Dubai y volar a Madrid con Emirates.
Una vez más Emirates perfecto, eficaces, eficientes y ante todo el cliente lo primero.
Ya en el vuelo nos dicen que nuestro equipaje no llegará hoy, pero que mañana nos lo llevan a casa. Llegamos a Barajas a las 20,20 y a la salida del avión, en el finger nos espera una persona que nos dice lo mismo. Al día siguiente 1 hora 30 minutos después de aterrizar el vuelo procedente de Dubai nuestras mochilas estaban en casa.
No me queda otra, les tengo que dar un 10, se lo merecen. Al final las 19 horas teóricas de vuelo, se convirtieron en unas tortuosas 34, menuda matada.
En cuanto a Qatar Airways, no puedo más que decir que su personal y su atención es pésima y que intentaré por todos los medios evitar esta compañía.

A TENER EN CUENTA
  • Una vez ya en casa, me permito opinar acerca de este viaje
  • El cambio en esta fecha era de 1 €  = 15.000 (IDR) Rupias indonesias
  • Java, una isla 4 veces más pequeña que España en extensión, tiene 141 millones de habitantes, España 45. Con esto queda dicho todo, puedes hacerte una idea de lo que es aquello, una auténtica locura donde por mucho que lo intentes, nunca conseguirás hacer más de 25 kms//hora.
  • Flores, la isla del millón de curvas y de los mil ascensos y descensos. No hay un sólo metro llano, así que si sufres de mareos, mejor ni lo intentes.
  • Dinero, cambia lo justo en el aeropuerto ya que el cambio es bastante malo, encontrarás por todos los lados casas de cambio con un precio mucho más favorable.
  • Cubiertos de comida, el cuchillo sólo se utiliza para desayunar, en el resto de comidas cuchara y tenedor only. ¿Cuál es el motivo? a día de hoy sigo sin saberlo.
  • Vehículos de alquiler, coche ni loco, aquí no hay normas de conducir, cada uno va por donde quiere, izquierda, derecha, arriba o abajo, todo es válido, la conducción es temeraria. Nosotros alquilamos motos y decir que es un poco menos arriesgado, necesitas echarle valor y como ellos, palante ¡¡jeje!!
  • Negocia mucho los precios, tratarán de engañarte en el 100% de los casos.
  • Y mi mayor crítica viene acerca de los precios que se cobran a los turistas, son abusivos, excesivos, desmesurados, un atraco a mano armada pero es lo que hay. La diferencia entre lo que paga un local y un turista llega a ser hasta de veinte veces más, algo totalmente fuera de lugar. Para mí, esta ha sido mi gran lucha, se paga hasta por hablar. Risas, sorrys y a pagar no hay otra.
  • Por supuesto que esto es un poco lo relacionado con el turismo, ya que la gente es maravillosa, servicial y sonriente, siempre tratarán de ayudarte.
  • Y para terminar comentar que es complicado entenderse con ellos ya que el inglés es muy poco hablado y hay muy poca gente que lo hable bien. A base de señas conseguirás algo, no todo.




6 comentarios :

  1. Cómo te lo curras !!!
    Muchas gracias por otro estupendo blog.
    Vaya viajazo, verdad?
    Habrá que ir preparando el próximo....

    ResponderEliminar
  2. Linda lectura querido Gali.

    ¡¡Vaya vacaciones que os habéis pegado...!!

    ResponderEliminar
  3. Muy buenos dias pareja. Me encanta el viaje que habéis hecho. Nosotros vamos de luna de miel para alla ahora en unos dias. Y queremos contratar el klotok para Tanjung Puting y he visto que vuestro gui NEAL es español ¿con que agencia lo contratasteis?
    Mil gracias mi correo es fonsiyesi@gmail.com

    ResponderEliminar
  4. Hola me puedes decir si el guia Neal, si lo contratas, va contigo a todas las islas, que vas?. Gracias. Mi correo es jotamari2@hotmail.com. Me puedes pasar el suyo?

    ResponderEliminar